A través del cristal


Sentía como tus suaves y marcadas manos acariciaban el translúcido cristal que nos separaba en aquella sala. Las paredes blancas que nos rodeaban reflejaban la luz que provenía desde el viejo y polvoriento fluorescente que colgaba del techo liso y pulido.

No había salida, mas no me afectaba ningun tipo de nerviosismo el estar alli encerrada, es más, estaba cómoda y tranquila.
Pero él no, podía notar su ansiedad al otro lado de la mampara que nos separaba y podía ver su silueta difusa por los relives.

Me levanté de la esquina donde me acababa de despertar y me acerqué hasta el cristal. Sentándome justo delante de su silueta. Alargué la mano hasta tocar el vidrio, frío y duro, algo rugoso. La figura al otro lado se percató de mi movimiento y me imitó, quedando ambos sentados a sendos lados de aquel filo helado.

- ¿Ela? -susurró angustiado- Dime, ¿estás ahi?
Sonreí hacia mis adentros, una cálida oleada de cariño invadió mi cuerpo. Extendió su mano hasta dejarla apoyada sobre la mía.

- Si, estoy aquí, tranquilo. -Mi voz, misteriosamente sonaba alta y clara.- Alex... ¿donde estamos?

- No lo sé. -dijo mientras meneaba la cabeza- Aquí no se ve salida alguna.

- Por aquí tampoco veo nada, sólo una pared suave y blanca.

Me levanté y andé un poco hacia los lados, a la par que él me seguía, sin levantar ninguno de los dos la mano del cristal, como dos pequeños imanes que dependían el uno del otro para no caer. Podía notar el toque cálido de su piel, que me reconfortaba y llenaba por dentro.

Apoyó su cabeza contra el cristal, que marcó todas y cada una de las facciones de su cara, deformándolas. Pero no perdía su belleza en ningún momento. Pasé mi mano por encima, deseando poder tocar su perfección, la suavidad de su cara, poder ver sus ojos con total claridad y para el tiempo observándolo.

Me dejé caer y apoyé la espalda, suspiré. Quería que aquel cristal desapareciera, lo deseaba con todo mi alma. Pero, ¿Qué me lo impedía? Aquel estúpido cristal.

Noté la calidez a través del vidrio, acariciaba mi espalda, recorriéndola de arriba a abajo, animándome a levantar. Pasó un tiempo;

- Tengo miedo -dije recolocándome el pelo.- Tengo miedo de que el cristal no desaparezca. De que no te vuelva a ver, de que encuentres la salida y te vayas de aquí sin mi.

Hubo una pausa, me giré y me encontré frente a su rostro, abatido, agachado. Acaricié el cristal recorriendo el camino que iba de iba de su cara a su vientre. Parándome a recordar los dulces momentos que había pasado con él. Recordando todos mis miedos.

Me sentía angustiada, tenía que sacarlo todo.

- Porque a veces me tratas como sino existiera, aunque no lo hagas de forma consciente. Y solo veo esa sonrisa, esa luz en tus ojos cuando estamos a solas.

- Ela, lo sé... Y lo siento. Creeme que a veces me cuesta expresarme... Pero te quiero.-suspiró- Y también yo tengo miedo de perderte, de no volver a ver tus ojos, tu sonrisa...

El cristal acababa de desaparecer. Ahora nada separaba nuestras almas.

Nos abrazamos y besamos. Acariciamos nuestros cuerpos hasta que el cansancio dió lugar a un sueño tranquilo y feliz.

Al despertar nada había de aquella habitación blanca, oí un suspiro y algo me rodeó, acercándome hacia sí. Miré quien o qué era: Alex, que soñaba profundamente, quizás con una habitación blanca...



15.12.08


A veces es necesario desahogarse, dedicada a ti y a Miina.

Sin más me despido:

~Martukya ©
...porque sabes tan bien como yo que te necesito.

Comentarios

  1. Es precioso Marta...quizás sea porque últimamente estoy especialmente sensible, pero me ha hecho llorar y sé que es porque reconozco en tus palabras mis propios sentimientos.
    El amor, tan necesario y tan intenso que duele; el miedo que a veces ahoga, miedo al abandono, miedo a la soledad, miedo al dolor...a veces todo se mezcla y se confunde, y a veces es tan difícil...
    Me gustaría poder decirte que no tengas miedo, que todo saldrá bien, que durará para siempre...Pero no puedo. Una vez te enamoras, para bien o para mal, ya estás perdida. Así que lo único que pudes hacer es aceptarlo, amar aunque sea demasiado y no temer las consecuencias.
    Te quiero :)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que te ha quedado muy bonito...
    pero cuando el cristal ese cristal que separa se vuelve opaco..poco queda por hacer.
    Un beso preciosa.
    Gracias por dedicarmelo ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!
    no sabía que tenías un blog!!!
    mira que no decirmelo... jajaja

    a partir de ahora me pasaré a menudo
    nunca había leído nada tuyo
    pero me gusta como escribes ^^

    imagino que sabrás quien soy pero sino...
    mandy por aquí, mandy cullen en el foro, lady aliena en el deviantart,...

    un beso!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Puedes escribir tu opinión, crítica o simplemente mandar un saludo.
Gracias,

Martu

Entradas populares de este blog

En busca de una oportunidad o a robar nuestra vida...

Buen fin de semana...

De fiu fiu, de fu fu y algún que otro ñaa que se ha colado